domingo, 2 de marzo de 2008

Sin poder evitar sonreir...

Lo soportaste todo este tiempo. Esta bien, hubo momentos donde por dentro quemaba y algunas lágrimas humedecieron tus ojos. Pero te la bancabas, resistias. Esperabas. Por que esta vez sabias que iba a llegar. Lo extrañaste todo este tiempo. Antes de dormirte pensaste cada vez en ella, en ellos, en todo. Imaginaste lo que no estabas haciendo, lo que querias estar haciendo. Soportaste, solo aguantabas.
Pero ya no pudiste más. Resistir todo este tiempo para que en último momento, los últimos segundos, las últimas horas, todo se venga encima y ya no puedas seguir fingiendo. Te moves para todos lados, te mirás al espejo, revolves cosas, prendes música, saltás, corrés, estás ansioso. Intentás escribir y no te sale nada, dejas todo ahi, agarrás la guitarra pero no podes mentirte, no queres hacer eso. Empezás a patear la pelota, pero dentro de cuatro paredes no querés seguir haciéndolo. No salis afuera, hoy no tenés quien te acompañe. Cebas mates pero necesitas hacer algo, no sabes que tenes pero no podes estar quieto, ni sabes a donde moverte. Estas ansioso, ya lo sabes. Aguantaste, pero al final sabias como era todo: esta noche, no vas a dormir.
Otra vez las mismas ganas, los mismos nervios. Entonces vas a ir recordando todo, cada uno de los momentos, cada noche sin dormir por las ganas de volver al lugar que más querés en el mundo. Y algún día vas a escribir bien lo que pienses, explicar bien lo que sentis, pero ahora no.
Ahora, solo estás ansioso.
Mañana, otra vez, agraria.
¿Cuántos entendemos eso?

2 comentarios:

victor dijo...

yo si, y encima estoy en europa asi que imaginate

cielo dijo...

yo si :)