miércoles, 13 de agosto de 2008

El presentador

-¡Bienvenidos al mundo de fantasía! Pasen, pasen… no olviden su disfraz, ese que recubre todo lo que no refleja el espejo. Sonrían, no importa si están felices, no importa si quieren llorar, sonrían porque aquí triunfan los más fuertes, aquí los ganadores son los que más débiles aplastan. Pasen, pasen, pueden disfrutar de este mundo de bondad, denle la mano al próximo que vayan a destruir. Pueden jugar a ser superhéroes para vencer a esas personas totalmente malvadas que nunca conocieron, descubran el momento después de los finales felices de aquellos cuentos que nunca les contó mamá. Diviértanse con sus disfraces de príncipes atrapando a las niñas que creen en el amor. Vamos, entren, que todo es mentira aquí, nunca tendrán que enfrentarse a sus pensamientos, la conciencia esta encerrada en una jaula junto a pajaritos que olvidaron como cantar. Vamos, que aquí pueden creerse fuertes si le tienen temor a la realidad de que no serán nadie un día después de su muerte. Entren, ¡entren al mundo de fantasía! Pueden meterse en el laberinto de los sueños, que entretiene aunque todos sepan que no tiene final. Usted podrá llegar al final solo si realmente lo desea, pero no tiene mucho sentido, lo lindo es perseguir su sueño. Sufrir y que otros se compadezcan. Puede comer todo lo que usted quiera, los más bajitos no alcanzarán nunca su comida. No siga dudando, entre, entre, que aquí usted puede ser el único ganador, se lo merece, si es el único con el alma pura, si es el único que lleva dentro el valor, la fortaleza, la obediencia, la actitud para ser un héroe de guerra. Vamos, todos sabemos que en este juego se castiga la traición, pero usted puede usarla porque es diferente al resto. Entren, entren, elijan un buen lugar para empezar, las reglas son para todos las mismas, sólo que usted puede empezar un poco más arriba, desde lo alto podrá escupir a quien le persiga. Pasen, anímense a entrar al mundo de fantasía, donde usted puede ser el único ganador, y compartir consigo mismo todo lo material que alguna vez imaginó.
El presentador sonreía mientras la gente entraba al mundo de fantasía. Les daba una pastilla amarilla que tenía grabado “no sentir”, y cuando vio que todos entraron, apagó la luz. Y desapareció con ellos.

1 comentario:

cielo dijo...

Esta muy bueno :) Lo escribiste vos? Me provoco un sentimiento raro, nose, como que algunas partes me gustaron y otras tenia ganas de decir ahh! que horror de persona xD
Un beso enorme, espero encontrarnos!